Los factores que puede provocar la retracción gingival o la pérdida del esmalte y en consecuencia la sensibilidad dental, son variados y suelen estar relacionados con los hábitos diarios.

Para poder combatir la sensibilidad dental el primer paso es conocer las causas que la originan. De esta forma podremos corregir nuestros malos hábitos diarios o errores que provocan esos dolores tan molestos.



Abrasión

Pérdida o desgaste del esmalte dental por roce de un objeto externo.

  • Uso de un cepillo con filamentos duros realizando fuerza excesiva durante el cepillado
  • Uso de una pasta dentífrica abrasiva (como algunas pastas blanqueadoras con alto RDA)
  • Costumbre de tener objetos extraños en la boca como alfileres, bolígrafos, etc.


Atricción

Contacto diente con diente que puede provocar una pérdida del esmalte dental.

  • Fuerza excesiva de masticación
  • Bruxismo: apretamiento de los dientes de forma voluntaria o involuntaria

Erosión

Pérdida o desgaste del esmalte dental por acción química.

  • Dietas ricas en ácidos (tomates frescos, cítricos y bebidas carbonatadas)
  • Ácidos gástricos, como resultado de vómitos o reflujos gástricos durante largos periodos de tiempo

Tratamientos odontológicos

Tras limpiezas profesionales, al eliminar la placa dental y el sarro.

  • El tratamiento periodontal básico elimina y reduce las bolsas periodontales, y puede causar la aparición de recesiones gingivales.
  • Una complicación de la ortodoncia puede provocar una recesión gingival aislada.
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone