Cómo lucir un piercing y evitar la sensibilidad dental.

 

Si has notado sensibilidad dental desde que llevas un piercing en la boca, no es casualidad. Esas punzadas de dolor cuando tomas comidas y bebidas frías, calientes o ácidas pueden estar provocadas por la pieza que llevas dentro de tu cavidad bucal.

Los piercings son un complemento que se ha puesto muy de moda en los últimos tiempos sobretodo entre el público más joven.

Suelen colocarse en los labios o en la lengua, lo que provoca que estén en contacto continuo con los dientes. Es este contacto el que puede inducir al desgaste o la pérdida del esmalte dental por abrasión, fracturas dentales, y, consecuentemente, provocar sensibilidad dental.

También es posible que la sensibilidad dental ya exista antes de colocarse el piercing y este provoque que dicha sensibilidad se agrave más.

Sea como sea, Desensin ofrece diferentes soluciones que te permitirán lucir tu piercing sin sufrir las consecuencias de los dientes sensibles. Sus productos con acción desensibilizante volverán a tus dientes insensibles a los estímulos externos

Ver la gama completa de soluciones Desensin.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *